El pantano del Quibrajano, se recupera.

Después de una sucesión de temporales que ha durado, prácticamente, dos

meses, este fin de semana Jaén vivía, por primera vez, lo que podríamos

considerar como un fin de semana “primaveral” desde que esta estación

hiciera su entrada hace ya más de 20 días. Eso ha hecho que muchos

jiennenses hayan aprovechado para salir a encontrarse con nuestros

rincones naturales, entre ellos, un embalses, el del Quiebrajano, que ha

cambiado radicalmente su estado desde el inicio de las lluvias.

Y  a todo ello habrá que sumar el deshielo, especialmente de la Sierra de

La Pandera, que aún acumula una buena cantidad de agua en forma sólida.

Así que, a la espera de que las reservas se puedan ir incrementado, la

buena noticia es que, en estos momentos, el embalse ya ha superado la

media de agua embalsada en los últimos diez años para esta época del año,

que se sitúa en los 20 hectómetros cúbicos. Lejos queda, aún, la

posibilidad de que se produzca un desembalse, que solo se produciría

llegado el nivel óptimo, unos 28 hectómetros cúbicos, y siempre y cuando

haya previsión de más lluvias.

abril 16, 2018