Nuevo sablazo del Gobierno de Pedro Sánchez a las familias de clase media

La educación concertada representa el 28 por ciento de la oferta educativa de todo el país

La política ideológica del PSOE golpea de forma continuada a la educación concertada y, en esta ocasión, lo hace anunciando que obligará a los padres a devolver las cantidades desgravadas por la escolarización de los hijos en colegios de este tipo. Mientras, el Ejecutivo no usa la misma vara de medir al anunciar, por ejemplo, que tiene intención de incluir la enseñanza del catalán en el curriculum educativo de colegios e institutos de toda España.

Cuenta con más de dos millones de alumnos y supone un ahorro de más de 5 mil millones de euros anuales al Estado. A pesar de ello, siempre ha estado en el punto de mira de los gobiernos del PSOE. El Ejecutivo que preside Pedro Sánchez no ha dudado para ello en acometer reformas de la LOMCE y, gracias al apoyo de sus socios de investidura, su objetivo es que dejen de abrirse colegios concertados aunque exista demanda social.

La nueva vuelta de tuerca ha llegado de la mano de una de las candidatas de Sánchez para sustituir a Susana Díaz en Andalucía, María Jesús Montero, que, como Ministra de Hacienda, ha anunciado que los padres con hijos escolarizados en colegios concertados deberán hacer una declaración de la renta complementaria para devolver las cantidades desgravadas como donaciones en los centros educativos de este tipo. Montero afirma que no se trata de una campaña de inspección, pero lo cierto es que la medida afectaría a miles de familias con la devolución de cantidades que podrían alcanzar los 3000 euros. Sería una subida de impuestos que supondría una aumento medio de 360 euros en la declaración de la renta, tomando como referencia el pago anual de cerca de mil euros. A esto se sumaría la cantidad que Hacienda estableciese por los cuatro años no prescritos, según el plazo marcado por la Ley General Tributaria que afecta a la retroactividad.

Las consecuencias de este nuevo ataque son incalculables, tanto como que el sistema público sería incapaz de absorber a los alumnos procedentes de la educación concertada en caso de limitar el acceso, cerrar o impedir la apertura de estos centros. Mientras, el Ejecutivo de Sánchez no duda en hacer anuncios como la posible imposición del aprendizaje del catalán en los colegios de toda España como una nueva concesión a los nacionalistas catalanes por haberle apoyado para conseguir el gobierno.

 

 

febrero 6, 2019